¿Nada viaja más rápido que la luz? Una investigación pone en jaque la visión del genio.

La teoría cuántica predice que la observación de un objeto puede afectar a otro en ese mismo momento, aunque esté en la otra punta del universo. Un fenómeno en el que Albert Einstein no creía. Ahora, un experimento ha demostrado que sí es así.

En 1935 Einstein ya planteaba que los objetos de la naturaleza solo están influenciados por su entorno más próximo, o bien por ‘variables ocultas’ que los pudieran relacionar si están más lejos. Con lo que no estaba de acuerdo es con una predicción de la teoría cuántica, a la que llamó ‘acción fantasmagórica’ (spooky action), relativa a que dos objetos muy distanciados se puedan comunicar de forma instantánea. En principio, no se podría transmitir información a velocidades superiores a la de la luz.

Desde entonces los científicos no han dejado de debatir e idear experimentos para aclarar este misterio. En 1964 el científico John Bell propuso un teorema y una metodología para demostrar que el planteamiento cuántico está en lo cierto y que las  variables ocultas de Eisntein no existen. Esta vía se ha intentado una y otra vez, pero siempre quedaba alguna laguna o vacío (loophole, en inglés) que podía invalidarla desde el punto de vista científico.

El descubrimiento muestra la acción “fantasmagórica” que Einstein rechazaba.

Ahora, por fin, un equipo de científicos dirigido por el profesor Ronald Hanson de la Universidad Técnica de Delft (Holanda), parece que ha conseguido la prueba definitiva: un test de Bell sin ninguna laguna.

Así se ha logrado que dos electrones separados más de un kilómetro en el campus de su universidad mantengan una conexión ‘invisible’ e instantánea, es decir, se demuestra que la acción fantasmagórica es real.

En esencia, el experimento ha consistido en ‘entrelazar’ a dos electrones atrapados en dos diamantes, que estaban en laboratorios alejados a 1.280 m de distancia, y después registrar la orientación de su spin o giro. El entrelazamiento es una misteriosa propiedad cuántica para ‘poner de acuerdo’ a las partículas.

Cuando se observaron los electrones en el experimento, estas partículas se orientaban de forma aleatoria, pero, sin embargo, ambas parecían entenderse muy bien. De hecho, tan bien, que es imposible que hayan tenido orientaciones preestablecidas, como sugería Einstein que podría pasar.

Este comportamiento de ‘entendimiento’ solo es posible si los electrones se comunican entre sí, algo muy sorprendente si estaban a casi 1,3 km de distancia. Además, las mediciones se hicieron de forma tan rápida que no hubo ni tiempo para que los electrones pudiesen transmitir información entre ellos, ni siquiera con una señal viajando a la velocidad de la luz.

Esto pone en duda el denominado ‘realismo local’ de Einstein, el que postula que dos objetos suficientemente alejados no pueden interactuar entre sí, solo individualmente por su entorno inmediato. Pero las orientaciones de los electrones estudiados son reales, así que estas partículas se han comunicado de alguna manera, y lo han hecho más rápido que la luz.

Y para excluir la posibilidad de que existan las variables ocultas de Einstein, los científicos han tenido que resolver o cerrar a la vez dos loopholes, algo que no se había logrado hasta ahora. Uno es el de detección, para tener una muestra estadísticamente significativa de correlaciones entre las partículas. Era imprescindible un ratio superior al 75% y se ha conseguido el 80%, con 245 ensayos exitosos. El otro es el vacío o loophole de localidad, para descartar que las partículas y los detectores estén tan cerca que puedan comunicarse (por eso se separaron más de un kilómetro) y garantizar que existe aleatoriedad en los datos.

Tecnología española en el experimento
Para resolver este aspecto, el equipo de científicos de Delft buscó ayuda en los investigadores del Institututo de Ciencias Fotónicas (ICFO) de Barcelona, quienes tienen el récord en haber desarrollado un equipo que genera los números aleatorios cuánticos más rápidos hasta la fecha.

El ICFO diseñó un par de ‘dados cuánticos’, que produjeron un bit aleatorio extremadamente puro para cada medición realizada en el experimento. Los bits se produjeron en unos 100 nanosegundos, el tiempo que tarda la luz en viajar únicamente 30 metros, y por tanto un tiempo insuficiente para que los electrones puedan comunicarse entre sí.

“Los dos laboratorios se separaron una distancia de 1,3 km, de tal manera que la información (que puede viajar como mucho a la velocidad de la luz) tardaría unos 400 microsegundos en llegar al otro laboratorio. En este tiempo deben realizarse todas las medidas, si no, el loophole de localidad no se cierra”, explica a Sinc Carlos Abellán, investigador en el Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO) y coautor del estudio.

El experimento de Delft ha refutado de forma casi perfecta la visión del mundo de Einstein sobre que nada viaja más rápido que la luz.

“Delft nos pidió ir más allá de la frontera de dispositivos de última tecnología en generación de números aleatorios. Nunca antes un experimento ha requerido de números aleatorios tan buenos y en tan poco tiempo”, destaca el científico.

Fuente: Sinc

Por Darío Bermúdez

Manager de contenidos. Escritor, documentalista, y director de colecciones de libros holísticos. Desde hace 25 años se dedica a la apertura de conciencia. Mail: dario@bermudez.com

¿QUIERES SABER MÁS SOBRE ESTE TEMA?
“¿Y tú qué sabes?”, de Arntz, Chasse, Vicente, Editorial Kier