Experiencia lograda con: Registros Akáshicos

Relato de Hernán:

“Me inicié en los primeros niveles porque sentía que me iba a hacer muy bien y que era el camino para continuar mi sanación. La experiencia fue maravillosa. Abría los registros y me iba a caminar por el bosque unas horas en sanación con los maestros del registro. Al estar con los registros abiertos, ¡sentía una increíble comunicación con los elementales del bosque! Me costaba recibir  mensajes, pero sentía muchas cosas. La verdad, dudé un poco de que los registros funcionaran, hasta que un día, visitando a una amiga querida enferma, empecé a ver a alguien parado detrás de ella. Se lo describí y era su abuelo. Luego aparecieron varios más y eran todos familiares que ya no estaban en este plano. Todos ellos me dieron un mensaje para ella, que le fui relatando con todos los detalles. Lloré mucho y agradecí el darme cuenta de que los mensajes sí fluían con los registros. Era preciso regular mi ansiedad. Entonces comenzó el fluir que nunca más se detuvo. Luego comencé a abrir los registros a muchas otras personas. Fue impresionante la bajada de mensajes muy profundos y sanadores. Pasé un año muy revelador y Federica me sugirió hacer una maestría. Pensé que no la haría, pero una fuerza interior me dijo: ´Sí, hay que hacerlo´. Hoy me siento muy feliz. Creo que ayudaré a expandir este conocimiento La experiencia de la maestría fue muy intensa y agradezco haberme escuchado.”

Memoria en las celulas
Fuente:Extraído del libro “Registros Akáshicos”, de Federica Zosi, Editorial Kier.