ASTROLOGÍA MENSUAL
Por Ana Lía Rios

Licenciada en Administración de Empresas (UCA). Desde principios de los años ´80 se dedica con exclusividad al estudio y la investigación de la Astrología, el Esoterismo, la Psicología Junguiana y la Mitología.
Ha publicado numerosos artículos periodísticos en revistas especializadas y es autora de los libros “Oráculo astrológico”, “Qué esconden los signos del Zodíaco”, Curso de Astrología (Tomo III) y “Fuego, aire, agua y tierra”.

En la actualidad es consultora astrológica y Directora de la Colección Nova de Astrología de Editorial Kier.

ASTROLOGÍA DEL MES DE LIBRA

 

(Del 23/10 al 22/11)

Triplicidad
AGUA

Cuadruplicidad
FIJA

Polaridad
NEGATIVO

¿CÓMO SE MUESTRA? 

Escorpio va a penetrar con la mirada: lo que mire será traspasado y descubierto en su más íntimo secreto. Generalmente puede ver más lo que nadie quiere mostrar, pero nunca mostrará lo que no quiere que se vea de sí mismo. Reservado, misterioso, intrigante, guarda sus jugadas y las sabe utilizar en el momento más oportuno. Apasionado, no actúa tibiamente si se compromete a algo; lo hará con todo su ser. Pero para tocar su fibra íntima será imprescindible haber superado todas las pruebas que su desconfianza natural crea necesarias. Escorpio no se amedrenta ante la oscuridad; es más, se siente atraído por ella, por lo tanto, puede hallarse implicado en circunstancia tenebrosas y manejarse con total comodidad. Los extremos, las situaciones límite, la oscilación entre la vida y la muerte suelen ser parte de la vida cotidiana. El sexo es, para este signo, una manera de entregar su propia persona a una profunda transformación, a una pequeña muerte y renacimiento…

Fuente: “Curso de Astrología” Tomo I. De M. E. Alcoba, C. Azicri y C. Molina. Editorial Kier

ESCORPIO: ¿POR QUÉ EL ESCORPIÓN?

Como era de suponer Escorpio sólo puede estar representado por un animal tan temido como lo es el escorpión, quien acostumbra moverse en la oscuridad, acechando con su mortal estilete a quien pueda perturbarlo. Le atribuyen ser el único que, si se encuentra acorralado, se clava a sí mismo su dardo letal, prefiriendo suicidarse antes que ser vencido. Tiene como enemigo al águila, la reina de las aves, que se eleva con magistral vuelo sobre las nubes y puede con osadía mirar al sol de frente.
Como los opuestos se complementan, ambos simbolizan diferentes aspectos de Escorpio. Dicen que el duelo eterno establecido entre el escorpión y el águila es el mismo combate que se libra dentro del alma de los escorpianos, eternamente tensionado entre polos extremos: vida-muerte, bien-mal, tortura del alma-bienaventuranza gozosa. ¿Quién más tendría el coraje de hacerlo?
Como si eso no bastara, suele atribuírsele también una especial afinidad con el ave fénix, ave mítica de extraordinaria belleza y prolongada vida que, periódicamente prepara un nido hecho con ramas perfumadas donde se acomoda y se prepara para morir. Con el calor que irradia su propio cuerpo se consume a sí misma, se transforma en cenizas y renace rejuvenecida. Esta imagen tan significativa repite el tema de la muerte, pero en esta ocasión se acentúa la idea de un renacimiento autogenerado, originado a partir de una férrea voluntad.

De ahí que cuando el sol transita por Escorpio sea el tiempo oportuno para autoobservar sin miramientos nuestros sentimientos y secretos más ocultos para elevarlos  a la luz de la conciencia. Es tiempo de regeneración y alquimia emocional.

TIPS para el MES:

  • Mientras el sol transita por Libra Marte estará en Acuario impulsándonos a recorrer  nuevos senderos de acción que antes nunca hubiéramos considerado posibles. El día 15/11 ingresará en Piscis, donde será tiempo de volcar nuestra atención a nuestro interior para que la intuición sea la que comience a dirigir nuestros próximos pasos.
  • Mercurio se encontrará en Escorpio donde podemos estar un tanto obsesivos mentalmente. A partir del 31/10 ingresará a Sagitario, permitiéndonos comenzar a mirar las cosas desde una perspectiva más amplia y no estando tan apegados a los conflictos. El 17/11 ingresará en su nuevo ciclo de retrogradación y nuestras comunicaciones podrán verse afectadas por un tiempo.
  • Venus en Escorpio y Retrógrada puede seguir movilizándonos con temas vinculares que pueden provocarnos intensas y desbordantes emociones. Lo mismo sucederá, aunque posiblemente con menor ímpetu, cuando ingrese en Libra el 31/10. Finalmente, el 16/11 se podrá Directa y será tiempo de comenzar a sacar conclusiones y actuar según la nueva mirada que todo el proceso de introspección nos ha brindado.

Lo más importante del mes tal vez sea el cambio de signo de Júpiter que ingresará a Sagitario, el signo de su regencia. Su tránsito por Escorpio fue altamente significativo, ya que permitió sacar a la luz temas que se habían mantenido en secreto y ocultos por años. No pudimos hacernos los distraídos, tuvimos que hacernos cargo de una u otra forma de nuestros sentimientos y sombras más temidas. El ingreso de Júpiter a Sagitario permitirá poner en perspectiva lo vivido, encontrarle sentido trascendente a temas que nos atemorizaban o avergonzaban y buscar nuevas metas personales que alcanzar.  Es posible que temas relacionados con la justicia cobren especial relevancia durante este año.

 

LA LUNA NUEVA DE ESCORPIO

Se produce el 07/11/2018 en el grado 15°11 del signo.

ORÁCULO DEL MES DE ESCORPIO

(Tomado del libro “Oráculo Astrológico” – Editorial Kier)

Símbolo:

“UNA SONRISA SURGIENDO EN EL ROSTRO DE UNA MUCHACHA”

Este símbolo sugiere novedades y buenas perspectivas a nivel afectivo, tal vez la llegada de alguna persona significativa, o noticias que sean gratificantes.

Mensaje del oráculo:

Los tiempos difíciles hacen que cerremos nuestro corazón, pero para gozar de lo maravilloso que el universo nos regala en cada momento es oportuno tener la mente abierta. Y, sobre todo, nuestra sensibilidad preparada para el disfrute.

IDEA – FUERZA del mes: CONECTARNOS CON EL GOZO.

PRÁCTICA CONTEMPLATIVA DE LA LUNA DE ESCORPIO

Me acomodo en mi respiración…

Y me acomodo en la respiración…Percibo mi cuerpo, denso, tenso, dolorido…Acecho relax en mi mente, no es paz lo que encuentro en la introspección…me acomodo en la respiración… ¡Basta de resistir lo que siento!

Dejo que brote, eso, a mi campo consciente. Todas esas secuencias que me hastían, falsas reciprocidades con otro, ¿lucha de poder?, perturbaciones económicas, nudos al estilo de “lo tuyo vs. lo mío”. Estoy empezando a somatizar en lo físico y en lo emocional,

Inhalo negatividad…exhalo toxina…Sigo molesto, con una sensación de escoria acumulada… Ya que me doy cuenta, ¿para qué negarlo?

Observo la escoria. ¡Esto es!

Fuente: Libro “Matriz de lunaciones”, pág. 177, de Victoria Zain, Editorial Kier
Fuente: Libro “Astrología, conciencia y destino”, pág. 25, de Alejandro Lodi, Editorial Kier.

El juego de la luz y la sombra

…La carta natal delata la parcialidad de nuestra imagen personal. Expone los contenidos con los que nos identificamos tanto como aquellos otros en los que no nos reconocemos y que cobran, entonces, entidad como destino. La carta natal nos informa que ese destino nos pertenece y tiene un potencial de creatividad insospechada. Nos pone en un trance crucial: si aceptamos el destino como propio, cobrarán nuevo significado sucesos y acontecimientos hasta ahora incomprensibles y de los que acaso nos sentimos víctimas. La historia personal y nuestra identidad asociada entran en crisis. Lo que creíamos ajeno y exterior a nosotros comienza a ser percibido como pertinente y propio de una dimensión desconocida de nosotros mismos. Semejante hito no puede dejar de ser una auténtica conmoción existencial. El destino se convierte en una cita con las profundidades de nosotros mismos, en un desafío de creatividad inimaginable, desbordante de vitalidad y verdad.

ARCANO 13, LA MUERTE

…Tanto en el mandala zodiacal como en el viaje de los arcanos mayores, el indicador preferencial de la muerte no se encuentra al final del recorrido, sino “un poco más allá de la mitad”: Escorpio, como octavo signo de una matriz de doce para la astrología, y la Muerte, como decimotercera carta de una matriz de veintidós para el tarot. Es decir, en estas estructuras simbólicas de un orden profundo, la experiencia de muerte no se ubica donde la conciencia ordinaria humana suele hacerlo. La muerte no se instala al final, sino un poco más allá de la mitad del viaje.

La conciencia humana habitual –asociada a lo que hemos llamado ego o yo personal- experimenta la muerte como un “final definitivo” al que teme y por eso se propone postergar, evitar, o también puede intentar aferrarse a alguna garantía de “más allá” que le asegure supervivencia. Sin embargo, el tarot en la Muerte y la astrología en Escorpio nos hablan de la muerte como una instancia más en el proceso de la conciencia, instancia a la cual le sucederán otras…

Fuente: Libro “Tarot y astrología”, pág. 224, de Beatriz Leveratto y Alejandro Lodi, Editorial Kier.
Fuente: Libro “Astrogenealogía”, pág. 128, de Claudia Azicri, Editorial Kier
INFLUENCIA DE ESCORPIO EN LA HISTORIA FAMILIAR

Escorpio, como signo de agua, es el signo emocionalmente más profundo que existe. La conexión con lo ancestral es importante, ya que Plutón, su planeta regente, trae de las profundidades del inconsciente aquello guardado en la memoria familiar. Escorpio tiende a cargar con rencores y culpas de sus ancestros. Pero a la vez tiene capacidad para soportar lo complicado y difícil; entonces, asume la tarea de investigar, elaborar lo que pasó y limpiar el pasado.

Hay en la historia familiar personas con gran capacidad de regeneración, con fuerte voluntad: ancestros que han sobrevivido a situaciones límite, como ser guerras, campos de concentración, racismo, catástrofes naturales y que transmiten a sus descendientes la resiliencia, que es la capacidad de superar situaciones adversas y salir fortalecido.

EL AGUA
SIMBOLOGÍA: En los finales.

La inmersión en las aguas significa el retorno a lo preformal, a aquel lejano estadio donde todo era una especie de masa amorfa sin definición. En ese tiempo pretérito existía el peligro de la muerte y de la disolución, pero también posibles orígenes y una nueva circulación. Las aguas nos remiten siempre a ese tiempo; por ello toda inmersión multiplica el potencial de vida. En tal sentido, Juan Crisóstomo dice que el bautismo “representa la muerte y la sepultura, la vida y la resurrección; cuando hundimos nuestra cabeza en el agua, como en un sepulcro el hombre muerto es enterrado, Cuando salimos, el nuevo aparece súbitamente”.

Cuando se trata de una inmersión amplificada a un plano cósmico, hablamos de un diluvio universal: las formas del mundo anterior se deshacen para liberar los elementos que producirán el nuevo estado cósmico. Como en muchas tradiciones suele hablarse de diluvios, debemos comprender que con dicha imagen se intenta expresar ciclos completamente distintos, con planos de conciencia de la humanidad muy diferenciados.

Fuente: Libro “Fuego, aire, agua, tierra”, pág. 67, de Ana Lía Ríos, Editorial Kier