GABRIELA ARIAS URIBURU
UNA HISTORIA DE CINE PERO EN LA VIDA REAL

¿Cómo reaccionarías si tu pareja se llevara a tus hijos a la fuerza a otro país? ¿Cómo soportarías el paso de los días, sin tener señales de su paradero? ¿Qué comportamiento tendrías frente a tamaña tragedia?

A veces, el destino tiene giros imprevistos que parecen el fruto del trabajo de un guionista esmerado e impiadoso.

Así es la historia de Gabriela Arias Uriburu, especialmente a partir de 1997. Ese año, decide divorciarse en Guatemala de su marido jordano Imad Shaban, padre de sus tres hijos: Karim, Sahira y Sharif. La justicia de ese país le daba la tenencia de los menores a ella, pero el 10 de diciembre de ese año, Imad trasladó a sus hijos de manera ilegal a Jordania, iniciando una tragedia familiar que dio la vuelta al mundo.

Entre la mayor de las incertidumbres y un miedo atroz a no volver a ver a sus hijos, Gabriela comenzó una odisea que duraría años, y que la llevaría a transformarse en una luchadora admirada en todas partes. Sus reclamos llegaron a los principales foros internacionales, convirtiéndose en la primera mujer en exponer un caso de esta naturaleza en la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Su pedido pasó a ser un leading case por los derechos de los niños, hito histórico que revolucionó el Derecho Internacional Privado.

En su libro “Después de todo… el amor lo hizo posible” narra con lujo de detalles todo su drama. En realidad, este libro podría ser considerado como “3 en 1”: puede ser leído como una novela –apasionante, plena de matices casi inverosímiles–; como un thriller –lleno de imprevistos, misterio y hasta violencia psicológica– y también como lo que finalmente es, una historia absolutamente real que ocupó la tapa de los diarios no sólo de Argentina sino de varios países del mundo.

“Morí y renací mil y una veces; en mi guarida lamía las heridas. Mi corazón estaba deshecho. Mi útero nunca más dejó de llorar a mis hijos. Mi nueva misión en la vida me invitaba a dejar mi vieja identidad para tomar la nueva, muriendo y renaciendo, por senderos que jamás pensé que podían existir. La fe era mi motor”, cuenta Gabriela.

En uno de los pasajes más dramáticos del libro, cuando ella está a punto de reencontrarse con sus hijos en tierra jordana luego de tanto sufrimiento, se lee: “Imad temía alguna operación tipo comando (…) Salimos sin saber hacia dónde nos llevaban. (…) La incertidumbre fue sustituida por el miedo. (…) Había hombres en los techos. (…) Las piernas me temblaban, pero así y todo, no me permití ni un segundo de flaqueza”.

Sin dudas, se trata de una historia con ribetes cinematográficos que demuestra cómo la inteligencia emocional de una madre puede, finalmente, sobreponerse a una realidad angustiante, tremenda, impredecible. Una verdadera “noche negra del alma”, de la que nadie está exento.

Por Darío Bermúdez

Manager de contenidos. Escritor, documentalista, y director de colecciones de libros holísticos. Desde hace 25 años se dedica a la apertura de conciencia. Mail: dario@bermudez.com

¿QUIERES SABER MÁS SOBRE ESTE TEMA?
“Después de todo… el amor lo hizo posible”, de Gabriela Arias Uriburu, Editorial Kier.