Una experta nos cuenta experiencias de sanación a través del abordaje holístico.

En tiempos actuales, el ser humano siente la necesidad de contención sobre determinados temas que la medicina tradicional no tiene contemplado. Es por tal motivo que el sistema de sanación natural y alternativo denominado Reiki, es un refugio para aquellas personas que tienen la necesidad de armonía general. Porque esta disciplina, contempla los cuatro cuerpos que componen al ser. Trabaja en forma holística.

En líneas generales, el Reiki opera sobre diferentes campos, con los siguientes beneficios: 

  • En lo Físico: para calmar cualquier dolencia del cuerpo.
  • En lo Emocional: para trabajar sobre desarmonizaciones emocionales (miedo, ira, tristeza, depresión, etc.)
  • En lo Mental: para abordar insomnio, estrés, etc.
  • En lo Espiritual: para lograr paz, armonía, felicidad, etc.

Una mejora continua es posible

Todo individuo puede mejorar en forma continua en diferentes sentidos: en lo cultural, lo intelectual, lo físico, pero también como personas.

La especialista Andrea Oyadomari nos cuenta que el Método Kaizen considera que podemos no estar conformes con la condición alcanzada, y nos invita a mejorar cada día en el aspecto de la vida que consideremos relevante. Y es este concepto el que aplica en las sesiones de Reiki: para que cada paciente que presenta algún tipo de dolencia, malestar o situación a mejorar, pueda ir desarrollando en forma conjunta un camino para lograr una optimización continua, abordando distintos ángulos de recuperación.

Testimonios de pacientes

La experta nos cuenta:

Una de mis pacientes se ha tratado con Reiki a distancia, porque me encontraba de viaje hacia Lima en donde debía atender durante dos semanas. Nos manteníamos comunicadas en forma remota y, al regresar, coordinamos una sesión personal. En su devolución acerca de las sesiones recibidas, manifestó lo siguiente:

“Solicité Reiki cuando desencarnó mi padre. Tenía mucho pesar y tristeza, y una sensación de falta de contención, como así también, incapacidad para resolver y reorganizar la nueva situación familiar.

El Reiki a distancia alivió mucho el pesar y me permitió encontrar un equilibrio sin interferir en el proceso de duelo.

En una sesión personal, además, recibí información sobre el estado de luz de mi padre, lo que aplacó más el pesar del duelo y tranquilizó mi alma. Después el registro es el de la sensación de un centro o eje al que puedo volver, en lo interior, y de protección desde el exterior.

Ninguno de los sentimientos del duelo ni del proceso de reacomodación desapareció. Pero estuvieron acompañados de ese alivio y ese sostén para transitarlos”.

Otra paciente que fue operada, solicitó sesiones de Reiki a domicilio, y relató lo siguiente en su devolución:

“Los cambios fueron evidentes desde la  primera sesión. El intenso dolor se calmó siendo que me había operado un par de días antes. La sesión de Reiki permitió que me levantara de la cama para realizar mis ejercicios de rehabilitación con mejor ánimo y mayor predisposición. Por otro lado, estabilicé el sueño, ya que sufría de insomnio. La ansiedad también fue aminorando porque el malestar en la rodilla me tenía muy preocupada, y posteriormente a las sesiones de Reiki, lo fuimos trabajando”.

 Una paciente que actualmente está transitando la recuperación de una enfermedad importante, manifestó lo siguiente:

“Desde que comencé con las sesiones de Reiki, duermo super bien principalmente ese día que tengo la sesión. Me siento más tranquila; a veces me duelen piernas, espalda o cabeza pero después de la sesión me relajo muchísimo. Más aún que teniendo una sesión de masajes.

Me siento más tranquila, como si se alineara todo mi eje. Por otro lado, la devolución que recibo, me hace siempre quedarme pensando y meditando determinados temas a resolver!

Tal vez no me doy cuenta en el diario vivir que necesito la sesión. Siento un poco de desarmonización, de irritabilidad y de cansancio en determinados momentos, porque al trabajar con pacientes en forma física, percibo ese desgaste día a día. Pero después de recibir la sesión de Reiki y volver a mi eje en los 4 cuerpos, me doy cuenta de lo bien que me hace para lograr mi armonía general!

Con respecto a mi enfermedad que estoy tratando en forma tradicional, lo que me proporciona el Reiki es traer un poco de paz a mi espíritu, en medio de tantos estudios invasivos, rehabilitaciones, procesos y búsqueda de informes.

También calma mi ansiedad, que se vuelve intensa, sobre todo a la espera de los resultados post tratamientos.

Junto a mi Terapeuta Riikista, lo que logramos es transitar la enfermedad, entendiendo que es para mi progreso como espíritu”.

Esta mujer trabaja en forma continua con sus médicos el tratamiento y control de su padecimiento; tiene sesiones a nivel psicológico y mantiene sesiones semanales de Reiki para focalizar su parte espiritual.

Otra paciente, que llegó por un tema emocional, realizó la siguiente devolución:

“Habiendo estado en un momento profundamente triste y decepcionante de mi vida, las sesiones me transmitían paz y de a poco claridad para ver la situación y resolver los temas consecuentes de dicho acontecimiento. Percibo que se van acomodando las cosas en mi camino y puedo estar de pie avanzando de a poco, lentamente, pero avanzando al fin”.

Esta mujer comenzó viniendo dos veces por semana debido a su situación de desarmonización emocional. Luego pasamos a una vez por semana, para luego cambiar a un tratamiento quincenal. Le he dado el alta y ha decidido continuar en forma mensual, para lograr una armonización espiritual y emocional, acompañando su terapia psicológica.

Andrea Oyadomari
Nació en Bs As, y es hija de inmigrantes okinawenses (Okinawa, Japón). Desde pequeña conoce en profundidad sobre energías, espiritualidad y vidas pasadas, por influencia de la tradición familiar (shintoismo). Es reikista Sistema Usui (2003), Karuna Reiki (2009), y profundizó en Magnified Healing (2010), Registros Akáshicos (2011) y Péndulo hebreo (2012). Hoy imparte sesiones reiki, dicta seminarios y realiza talleres de meditación en movimiento, en conjunto con su emprendimiento de Origami (www.andreaoyadomarireiki.wordpress.com)
¿QUIERES SABER MÁS SOBRE ESTE TEMA?

Reiki – Mónica Simone y Jorge Bertuccio (Editorial Kier)