MEMORIA CELULAR:
LOS 7 DESCUBRIMIENTOS QUE DESLUMBRAN A LOS CIENTÍFICOS

Así como nuestras huellas digitales son únicas, y están impresas en nuestros dedos, nuestra existencia también es única, y se encuentra definida en cada célula de nuestro organismo.

Luis Ángel Díaz –terapeuta argentino radicado en California– así lo explica en su libro “La memoria en las células”. Tomate un minuto para leer estos 7 puntos y fíjate de qué estás hecho y cómo te vas transformando.

  1. Todo nuestro ser es como un holograma individual. Somos seres holísticos, no la suma de cuerpo, mente y espíritu por separado. Cada punto del holograma celular contiene la información del todo. El cuerpo puede curarse sólo si la mente y el espíritu con curados.
  2. Las células son las piezas del holograma que tienen nuestra identidad. Además de la impresión genética y el diseño completo de nuestro cuerpo, alojan las impresiones de las experiencias mentales, emocionales y espirituales vividas. Nada de lo que experimentamos, sea positivo o negativo, escapa al diseño condicionado de nuestro holograma. Nuestra vida consciente es sólo de un 3 a un 5 % de todo lo que somos en verdad.
  3. Los átomos de nuestras células están conformados por info-energía. La física cuántica ya descubrió que los bloques básicos de la materia visible son la luz y el sonido.
  4. El amor es lo que nutre las células. En la dinámica celular, el hipotálamo sintetiza las proteínas adecuándolas a las distintas funciones orgánicas, recibiendo el nombre de neuropéptidos. Estos son liberados en el torrente sanguíneo cuando una emoción se dispara. Viajan velozmente hasta encontrarse con las células que tienen los receptores adecuados. Las células tienen cierta cantidad de receptores disponibles para ciertos neuropéptidos. Por ej., una persona deprimida tendrá muchos receptores para alojar neuropéptidos de tristeza, pero pocos para los de alegría. Si bombardeamos nuestras células con enojo, miedo, culpa, etc., tendremos cada vez menos receptores disponibles para las funciones de nutrición, limpieza y curación.

“Nuestra vida consciente es sólo la punta de un iceberg. La parte sumergida, más del 90%, es la subconsciente, que impregna las células con información y memoria, condicionando nuestra manera de percibir y de reaccionar”, asegura.

  1. Lo que se resiste, se atrae. Esta es una premisa muy útil para entender nuestros problemas. Las células están naciendo y muriendo constantemente, lo que refleja el cambio continuo del universo. Si en lugar de fluir con esos cambios los resistimos, aparecen las enfermedades y disfunciones en forma directa.
  2. Las células buscan la transformación naturalmente. Aceptar los cambios nos sana, produciendo paz interior. Esto modifica a las células, que actualizan la información en todos los archivos físicos, mentales, emocionales y espirituales. Físicamente, se deshacen de lo que no quieren, eliminando las resonancias que ya no nos sirven y reemplazándolas por nuevos patrones positivos. Las técnicas de liberación de la memoria celular fueron creadas para colaborar con esos cambios de manera suave y profunda.
  3. La memoria celular afecta la manera en que enfrentamos la vida. La información almacenada en las células abarca las experiencias del alma, la de nuestros antepasados, nuestras propias vivencias y la cultura en la que fuimos educados. Esta memoria determina cómo encaramos los desafíos cotidianos y cómo reaccionamos frente al stress.

La buena noticia es que esa memoria puede ser “limpiada”. Hay distintos métodos. La sanación es posible.

Por Darío Bermúdez

Manager de contenidos. Escritor, documentalista, y director de colecciones de libros holísticos. Desde hace 25 años se dedica a la apertura de conciencia. Mail: dario@bermudez.com

¿QUIERES SABER MÁS SOBRE ESTE TEMA?
“La memoria en las células”, de Luis Ángel Díaz, Editorial Kier.