FUEGO, AIRE, AGUA Y TIERRA:
¿QUÉ ELEMENTO RIGE TU PERSONALIDAD?

¿De qué manera gravitan sobre nosotros los cuatro elementos astrológicos? ¿Es posible que influencien nuestro temperamento y la forma de actuar? ¿Cómo puedo evitar el exceso o la falta de alguno de ellos?

Ana Lía Ríos –astróloga con muchos años de experiencia– en su libro “Fuego, aire, agua, tierra”, hace un estudio puntilloso de cada uno, señalando la importancia de buscar el equilibrio a través del autoconocimiento. (Recuerdo haber editado este título en la “Colección Infinito” hace varios años, y es una satisfacción ver que hoy se sigue reeditando, con un nuevo prólogo acorde a las investigaciones de los últimos tiempos.)

Ríos nos recuerda que todo ser humano posee potencialmente, en mayor o menor medida, estas cuatro “materias primas” que vienen siendo estudiadas por el hombre desde la antigüedad. Ya los griegos, siglos antes de Cristo, nos hablaban de estas “esencias espirituales” como pilares sobre las cuales se apoya toda la realidad. Y hasta Carl Jung describió cuatro “funciones”, que muchos astrólogos equiparan con los cuatro elementos.

“El elemento del signo bajo el cual nacemos, no necesariamente será el preponderante”, nos recuerda.

Fuego
Es un optimista nato. Los obstáculos que inhibirían a otros, a él lo motivan aún más. Pero una vez alcanzado el objetivo, un enorme aburrimiento llenará su alma y lo hará salir a buscar un nuevo desafío. Es intuitivo, aunque a veces no alcance a ver lo que tiene delante de sus narices. Puede ser impulsivo, atolondrado y voraz. Se comporta como una “fogata” que necesita siempre más combustión.

Aire
Sabe sobrevolar la realidad, con un interés omniabarcante. Las intensidades emocionales no son su fuerte. Es un teórico, por lo que puede elaborar tanto especulaciones atinadas como descabelladas. La palabra es su bastión favorito; suele estar interesado en cuestiones metafísicas. Para él, todo tiene q tener una explicación lógica. Anhelan profundamente la armonía.

Agua
Está dispuesto a vivir la mayor intensidad en la esfera de los sentimientos. Su apetencia puede ser insaciable. Es un romántico; nadie como él para enseñarnos el arte de poetizar la vida. Pueden tener facilidad para percibir cualquier situación de riesgo personal, familiar o social antes que nadie. Están preparados para resistir tormentas del alma como nadie.

Tierra
Es un ser con una enorme capacidad de concreción, lo que lo ubica “en el centro del orbe” allí donde se halle. Para él, ninguna filosofía o creencia merece valor alguno si no sirve en la práctica para construir una vida mejor en el espacio-tiempo que habitamos. Puede aparentar ser frío; lo que sucede es que es objetivo, y no se deja influenciar por las apariencias.

Abierto a toda clase de lector, este trabajo nos permite dar un paso más para conocernos y desarrollar nuestro interior, buscando nuestra mejor versión.

Por Darío Bermúdez

Manager de contenidos. Escritor, documentalista, y director de colecciones de libros holísticos. Desde hace 25 años se dedica a la apertura de conciencia. Mail: dario@bermudez.com

¿QUIERES SABER MÁS SOBRE ESTE TEMA?
“Fuego, aire, agua, tierra”, de Ana Lía Ríos, Editorial Kier.